Correa recibe a Lula, a quien imagina como secretario general de la Unasur

Quito, (EFE).- El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, que imagina a Luiz Inácio Lula da Silva como futuro secretario general de la Unasur, recibió en Quito al exmandatario brasileño, a quien le impuso la más alta condecoración de Ecuador.

Ninguno de los dos se refirió a la posibilidad sugerida por Correa el pasado fin de semana, aunque ambos se desgajaron en elogios por haber contribuido al actual proceso de integración en América Latina, su “Patria Grande”.

“América Latina sigue contando contigo, querido Lula”, dijo Correa en un discurso pronunciado en la ceremonia de condecoración a su amigo brasileño, a quien le impuso la orden San Lázaro en el grado de Gran Collar, la más antigua que otorga Ecuador, creada en 1809 por los patriotas independentistas.

“Necesitamos de ti compañero para seguir batallando por Brasil, por América Latina, por el mundo entero, a través de los nuevos espacios de integración regional” como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), remarcó Correa.

También calificó a Lula como “uno de los protagonistas fundamentales de ese cambio histórico” que vive América Latina, donde existen varios gobiernos progresistas.

“Gracias a estos cambios maravillosos en el poder político, esta región es la que ahora más crece en el mundo, la que por fin disminuye desigualdad, de las que más reduce pobreza”, añadió el mandatario ecuatoriano, que destacó el origen pobre de Lula.

“Por fin nuestra América está inaugurando la verdadera democracia”, con justicia social, subrayó Correa y nuevamente se refirió a Lula como “parte vital de esta región, donde la esperanza esta floreciendo”.

Para Correa, “felizmente” la región ha creado órganos de integración como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y “nuestra querida Unasur”.

No obstante, dijo que aún “hay tanto por hacer”, como empujar la Nueva Arquitectura Financiera regional, crear el Fondo del Sur y robustecer el Banco del Sur.

Correa también se refirió a una “armonización” de la política salarial, que incluya “un salario mínimo regional, para nunca más competir entre nosotros, deteriorando, afectando, perjudicando, muchas veces explotando a nuestros trabajadores”.

Ello, dijo, ha sido posible gracias a que en América Latina se vive “un verdadero cambio de época”, donde el ser humano es el centro de la actividad pública.

En el pasado, “nuestra América no vivía en paz, vivía pacificada. La insultante opulencia de unos pocos en América Latina al lado de la más intolerante pobreza eran balas cotidianas en contra de la dignidad humana”, remarcó Correa.

Por su parte, Lula, que tampoco se refirió a la postura de Correa sobre la posibilidad de que él ocupe la secretaría general de la Unasur, señaló que seguramente va a venir más veces a Quito, donde se encuentra la sede de ese bloque.

También elogió a Correa y dijo que el mandatario ecuatoriano es “uno de los líderes políticos más fuertes” que conoce y que está cambiando la historia de Ecuador.

Lula dijo estar seguro que Correa gobierna “para todos los ecuatorianos, empresarios, trabajadores”, aunque también que el ecuatoriano prefiere a “las personas más pobres de este país”, como lo hizo él durante su Administración que fue de 2003 a 2010.

Asimismo, el expresidente brasileño recordó que tras su Gobierno le sucedió, por primera vez en la historia de Brasil, una mujer, Dilma Rousseff, a quien ha dicho apoyar para la reelección en 2014.

El expresidente brasileño, que efectúa una corta gira, que ha incluido a Colombia y Perú, tiene previsto ofrecer mañana viernes en Quito una conferencia magistral sobre “Desarrollo económico e inclusión social”.

También recibirá tres doctorados “honoris causa” por parte de la Universidad Internacional de Ecuador, la Universidad Andina Simón Bolívar y la Escuela Politécnica del Litoral. EFE

Deja un comentario

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeCheck Our Feed