Rafael Cáceres: “Mi cumbre es para los que migran y luchan por salir adelante”

Como una experiencia e impacto cultural inolvidable calificó el andinista cuencano Rafael Cáceres a su regreso al país, luego de conquistar la cumbre del Everest sin oxígeno, pero con unas ganas enormes de transcender y poner al Ecuador en la historia de las grandes hazañas en las alturas.

Cáceres de 32 años y radicado en Quito, en sus primeras declaraciones dijo que lo primero que pensó el 25 de mayo, cuando estuvo a 8.848 metros sobre el nivel del mar fue en los migrantes del Ecuador y Latinoamérica que luchan por salir adelante.

“Lo que hice es nada o muy poco, comparado con su lucha diaria, por eso con mi puño y letra en la bandera tricolor que me acompañó figuró también esta dedicatoria”, sostuvo con humildad el escalador que perdió cerca de 20 libras en la aventura que duró alrededor de dos meses.

El deportista, quien forma parte del equipo Somos Ecuador 5, liderado por el experimentado Iván Vallejo contó que los más difícil fue estar por un mes y medio en el campamento base, ubicado a 6.400 msnm por las mismas condiciones y sobre todo por la ansiedad de que llegue el día indicado.

“Cuando decidimos dar el gran paso, tampoco es que llegó la primavera, ya que corrían vientos de hasta 20 kilómetros por hora, una temperatura de menos 30 grados, bien frío para que”, recordó.

Una de las cosas que más le impactó al “Chapico” fue el choque cultural de la zona. “Es algo impresionante, otra realidad, pero primó el calor humano, sin distinciones de donde vengas”, apuntó.

Y es que por coincidir por el aniversario 50 de la primera asunción al Everest por el neozelandés Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay , en Katmandú se presentaron muchos homenajes y rituales. Además estuvieron cerca de 300 “turistas” que intentan la cumbre con oxígeno, pero que más van por novelería, indicó.

Asimismo subrayó que uno de los sustentos para aguantar semejantes condiciones extremas fue el recuerdo de su familia, impulso vital que le acompañó en todo momento, más en los dos o tres días de ascuas, mientras decidían el ascenso en el tramo final.

“A uno le vienen muchas ideas, pero el deseo de transcender es más fuerte”, acotó, el ecuatoriano que escaló el gigante asiático por su lado norte, por la parte china.

No estuvo solo, ya que también lograron tamaña hazaña sus compañeros de equipo Esteban Mena y Oswaldo Freire. Los que no lo lograron fueron Iván Vallejo y Carla Pérez, quienes decidieron detener el ataque a la cumbre en los 8.740 metros.

Proyectos

Sobre sus proyectos señaló que luego de “comer todo lo que pueda y haya y dormir, dormir mucho”, volverá al Asia para nuevos retos en Pakistán. “Como equipo nuestro gran sueño es abrir rutas ecuatorianas en los Himalayas, es algo que nos da vueltas a todos y que representará un esfuerzo gigantesco”, concluyó. (DOU)

Deja un comentario

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeCheck Our Feed